Fulminada, de Jennifer Bosworth

20765584Fulminada

Jennifer Bosworth

Título original: Struck

2012

«Me llamo Mia Price y soy adicta a los rayos».
Estadísticamente, la probabilidad de que te caiga un rayo es de uno entre más de medio millón. Pero a sus diecisiete años, Mia es la excepción a la norma: las tormentas siempre parecen perseguirla. Tras un trágico accidente, su familia se traslada a California, el lugar más soleado de los Estados Unidos. Un año después, un terremoto sacude Los Ángeles y sólo una enorme torre se salva de convertirse en escombros. Entonces el caos se apodera de la ciudad: hay un mercado negro de medicamentos y la gente empieza a seguir con fervor a un fascinante profeta que anunció el terremoto.
Y entretanto, Mia tiene extraños sueños protagonizados por una torre, un chico y el fin del mundo.

Opinión

Empecé esta novela sin saber nada de ella, únicamente lo que explica su sinopsis.

Al principio nos encontramos con dos tramas diferentes que transcurren simultáneamente. Primero está Mia con su extraño problema: si hay una tormenta le cae un rayo, que además no la mata y le produce placer. Esto le causa que tenga un peculiar estilo de vida, ya que tiene que vestir totalmente tapada para que nadie vea sus cicatrices. Por otro lado tenemos a la ciudad en la que ella vive, que ha sido destrozada por un terremoto semanas antes del inicio de la novela y un aparente profeta de Dios que dirige una secta religiosa y que dice que se comunica con Dios, quien le avisó del terremoto y otras desgracias.

Des del momento cero de la historia tiene un ritmo rápido. Mia y su hermano vuelven al instituto después de un tiempo para que les den raciones de comida. Allí se encuentra con una extraña chica, Katrina, que le acosa pidiéndole que escoja una carta del tarot al azar. Siempre le sale la torre. Pronto descubre que esta chica, junto a su tio, que es uno de sus profesores, y otros alumnos, forman parte de otra secta que dice estar formada por personas como ella, que tienen “la chispa”, que su misión es parar los pies al profeta y que para ello la necesitan. Ella intenta alejarse de estas personas sin mucho éxito, introduciendo así a su hermano.

Por otro lado encontramos un personaje bastante interesante, Jeremy, un chico que aparece en los sueños de Mia y que frecuenta el instituto desde el comienzo de la historia, a la vez que los alrededores de la casa de Mia. Es un chico del que no sabemos casi nada, solamente que no es ajeno a los líos en los que se está metiendo Mia, a la cual intenta prevenir y evitar que se acerque ni al Profeta ni a los buscadores, el grupo del que forma parte Katrina.

Durante todo el libro seguimos la historia de Mia, cómo se involucra con los Buscadores y con Jeremy sin ella quererlo, cómo le afecta el terremoto y a su familia, ya que su madre fue una superviviente pero con graves secuelas y se vuelve una fanática religiosa por el Profeta. Ella será el centro de una profecía antigua de la que ya sabían los antepasados de los actuales buscadores y, con el paso de las páginas todas estas subtramas se unen. Mia, el falso Profeta, los Buscadores, el terremoto, la Chispa, la profecía, Jeremy, tormentas y truenos… elementos que al principio no parecían tener relación alguna terminan siendo una historia bien tramada y justificada.

Es entretenida y, dentro de los que cabe, original. Una vez lees unas cuantas páginas engancha mucho, sobre todo a partir de la mitad, quieres saber que le pasa a Mia y cómo va a acabar, ya que está lleno de acción. Me ha gustado y la recomiendo a aquellos que sean amantes de las historias post apocalípticas.

Aunque el final me gustó, me esperaba un final más agridulce y tal vez me hubiese impresionado más la muerte de algún personaje más principal.

Cuando paró la moto y nos bajamos, clavé los pies en el suelo con el cuerpo entero paralizado por la carga de alfileres y agujas al rojo vivo que me escocían la piel. Con el dolor llegó la excitación, una especie de euforia que me hizo saber que estaba viva, que estaba conectada con todo, con cada molécula que me rodeaba. No había lugar donde mi cuerpo finalizara y lo demás comenzara.

Puntuación: ★★★★

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s