Das Parfum: die Geschichte eines Mörders, de Patrick Süskind

perfumeSinopsis: Jean-Baptiste Grenouille tiene su marca de nacimiento: no despide ningún olor. Al mismo tiempo posee un olfato prodigioso que le permite percibir todos los olores del mundo. Desde la miseria en que nace, el protagonista escala posiciones sociales convirtiéndose en un afamado perfumista. Crea perfumes capaces de hacerle pasar inadvertido o inspira simpatía, amor… Para obtener estas fórmulas debe asesinar a jóvenes muchachas vírgenes, obtener fluidos corporales y licuar sus olores íntimos. Su arte se convierte en una suprema e inquietante prestidigitación.

Título: Das Parfum: die Geschichte eines Mörders (El perfume: historia de un asesino)

Autor: Patrick Süskind

Año de publicación: 1985

Opinión: tenía bastantes ganas de leer esta novela porque vi hace muchos años la película y me gustó bastante. Creí que pasaría lo mismo de todas las veces, en el 99% de las ocasiones el libro supera a la película. Pero en este caso estoy dudando.

A mi personalmente me gusta mucho la historia que se cuenta. Creo que es interesante y original que el asesino protagonista, Jean Baptiste Grenouille, se sienta impulsado a matar por los olores y no por otro motivo más corriente.

También me ha gustado la manera de enfocar todo lo que engloba a la época, la edad medieval. No se presenta desde un punto de vista bonito, con príncipes azules y princesas preciosas, sino como algo sucio y pestilente hasta tal punto que el protagonista (de manera desmesurada) se ve obligado a huir de cualquier tipo de civilización o cualquier persona con tal de no sufrir el desagradable hedor que emanan.

No está mal, pero tampoco me ha enganchado.

La consecuencia fue que la inminente ejecución de uno de los criminales más aborrecibles de su época se transformó en la mayor bacanal conocida en el mundo después del siglo segundo antes de la era cristiana: mujeres recatadas se rasgaban la blusa, descubrían sus pechos con gritos histéricos y se revolcaban en el suelo con las faldas arremangadas. Los hombres iban a tropiezos, con los ojos desvariados, por el campo de carne ofrecida lascivamente, se sacaban de los pantalones con dedos temblorosos los miembros rígidos como una helada invisible; caían, gimiendo, en cualquier parte y copulaban en las posiciones y con las parejas más inverosímiles, anciano con doncella, jornalero con esposa de abogado, aprendiz con monja, jesuita con masona, todos revueltos y tal como venía.

Puntuación: ★★★★★

perfume_08

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s